Trump ya no sabe a quién culpar de su derrota, acusa Pfizer de retrasar los datos sobre la vacuna para la COVID-19

Trump ya no sabe a quién culpar de su derrota, acusa Pfizer de retrasar los datos sobre la vacuna para la COVID-19

El mandatario estadounidense, Donald Trump, ha imputado a la farmacéutica Pfizer de retrasar los datos preliminares sobre su vacuna para la COVID-19 hasta luego de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre: «Esperaron, esperaron y esperaron», ha lamentado Trump.

«Se me puso aquí para hacer cualquier trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas, ustedes no tendrían una vacuna en otros 4 años si no fuera por mí, pues la FDA (el regulador estadounidense) jamás hubiera sido capaz de hacer lo cual ha elaborado si yo no los hubiera forzado a realizarlo», ha afirmado Trump.

«Y Pfizer y otros inclusive decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, es decir, no sacaron una vacuna hasta luego de las elecciones», ha denunciado sin dar pruebas.

 

A lo largo de la campaña para las elecciones, Trump reiteró en algunas situaciones que la vacuna para la COVID-19 estaría lista en camino a la fecha de los comicios.

 

El epidemiólogo de la Vivienda Blanca, Anthony Fauci, indicó en su instante que posiblemente la vacuna no estaría disponible de manera vasta para todos los estadounidenses hasta bien entrado 2021.

 

Por su lado, la secretaria de prensa de la Vivienda Blanca, Kayleigh McEnany, ha evitado pronunciarse sobre cuándo reconocerá  Trump su derrota en las elecciones y ha reiterado que hay «cualquier litigio en curso» a aquel respecto.

McEnany, que no comparecía frente a la prensa a partir del 1 de octubre, se ha referido de esta forma a la certificación de los resultados electorales en el estado de Míchigan y, de manera paralela, ha aludido a que Trump ha obtenido más votos en las elecciones que ningún mandatario en la narración de la nación

 

«Hay afirmaciones bastante reales que la campaña sigue, 234 páginas de declaraciones juradas accesibles públicamente en cualquier solo condado, el condado de Wayne -en Míchigan- y 2 personas en la Junta Electoral que han negado la certificación», ha proseguido McEnany, que ha sostenido que «estas son afirmaciones reales» y «estas personas merecen ser escuchadas».

Deja una respuesta