Vox se parte en dos.

Vox se parte en dos.

La distancia entre Iván Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal cada vez se hace más patente. El líder de Vox está relegando a momentos puntuales televisivos al portavoz en el congreso. Por el contrario, Macarena Olona sigue acaparando protogonismo, cada vez más.

Iván provocó críticas y enfados en su formación tras negar la donación de dietas para el coronavirus. “En el caso de los diputados de fuera de Madrid, hay que entender que esos pagos se usan para pagar el alquiler. Y ese alquiler se sigue pagando durante este periodo”. 

Además de esto, no ayuda que Rocío Monasterio firmara proyectos de arquitectura sin tener el título. Sin olvidar que Rocío Monasterio protagonizara el día de ayer el comentario (más desafortunado) contra el PP según su propio formación.

Con todo esto, ya se puede poner de manifiesto que Vox tiene dos almas. Por un lado está el alma que se encuentra muy ligada al franquismo y a todo el poder que esto conlleva. En este sector encontraríamos a Santiago Abascal, Ortega Smith y Macarena Olona. 

Por el contrario, en el lado opuesto, tendríamos un sector más cercano a lo neoliberal y muy próximo al Partido Popular. Aquí entraría Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros. Después de hacerse público este enfrentamiento, las grietas en el partido irán siendo más profundas, ya pasó con Iñigo Errejón y Pablo Iglesias, entre Mariano Rajoy y Aznar. Y no tardará en el partido ultraderechista de Vox en hacerse público y notorio.

Deja un comentario